Uncategorized

Otra perspectiva.

Si criticas a las personas por lo que conociste de ellos hace años atrás, tus críticas no tienen fundamentos. Criticar a las personas por lo que fueron o por lo que creemos que son, desde el balcón, no nos hace mejores personas.

Es mejor mirarlas desde la perspectiva del CÓMO SERÁN. Esa habilidad sólo la tienen los verdaderos discípulos de Jesús.

Jesús vió algo que nadie más podía ver y aquellos por los que nadie daba un peso, trastornaron al mundo entero.

Mateo: un recaudador de impuestos, odiado por su pueblo.
El impulsivo Pedro: sin mayores estudios, mucho bla-bla y pocos hechos.
Los iracundos: parece nombre de banda de cumbia. Mejor dejémoslo como Jesús los llamó, los “hijos del trueno” por su temperamento fogoso.

A posterior los primeros cristianos también replicaron esa capacidad que tenía su Maestro. Bernabé vió algo en Pablo, el gran perseguidor de cristianos, Pablo en Tito y en Timoteo y así sucesivamente.

Es fácil criticar, lo difícil está en ver oportunidades en donde aparentemente no las hay, en hacer discípulos que hagan Discípulos.

Por: Santiago Endara.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Cerrar
Cerrar